Sendero Interpretación Ambiental Ciudad de la Costa Bajada 22

Sendero Bajada 22, ubicado en Rambla Tomás Berreta y Eduardo Márquez Castro,  Solymar - Municipio Ciudad de la Costa

Cuenta con un sendero de unos 50 metros que nace frente a las instalaciones de la Prefectura y termina en una plataforma de madera con un mirador y otra plataforma de madera con mirador y cartelería en el Paseo Costero sobre la Rambla Costanera.

 

Características Ambientales:

Ciudad de la Costa es una zona urbana densamente poblada y, por este motivo, los espacios naturales menos alterados han quedado reducidos al corredor de dunas costero.
El sistema de dunas costeras es una estructura fundamental que mantiene y preserva la faja costera constituyendo el hábitat de diversas especies de flora y fauna. Además, son zonas de amortiguación que ayudan a minimizar los impactos climáticos y previenen la erosión. Este corredor es uno de los ecosistemas prioritarios para la conservación.
Este sendero interpretativo se destaca por la presencia de un humedal bañado. En el año 2012, Aves del Uruguay propuso declararlo bien patrimonial en el marco del proyecto
Ciudad de la Costa: Identidad y Patrimonio. Considerando que actualmente se mantiene parte del humedal, aunque ocupa menor área debido a las modificaciones realizadas en la reciente obra de saneamiento y drenajes pluviales, se visualiza este sitio como una parada ideal para resaltar las asociaciones florísticas del humedal.

Especies asociadas a estos ambientes:

Fauna:
Según José Abente, referente de Aves del Uruguay: “En estos bañados y la costa que los bordea, se han observado hasta ahora más de 120 especies de aves a lo largo del año, tanto especies migradoras de verano como de invierno, y otras que viven permanentemente durante todo el año (…) Hacen de este lugar un sitio muy propicio para la observación de las aves. Algunas hemos comprobado que nidifican en el lugar, como, por ejemplo, Junquero (Phleocrytes melanops), Verdon (Embernagra platensis), Gallineta común (Pardirallus sanguinolentus), Burrito patas verdes (Laterallus melanophaius), Polla de agua (Gallinula galatea), Gallareta escudete rojo (Fulica rufifrons), Pico de plata (Hymenops perspicillatus), etcétera. Pero un aspecto no menos importante dentro de la riqueza ornitológica de estas áreas es la observación de algunas especies de aves muy difíciles de observar en otros lugares, como, por ejemplo, el Mirasol chino (Yxobrychus involucris), Gallineta overa (Pardirallus maculatus), Aguatero (Nycticryphes semicollaris) y Golondrina tijereta (Hirundo rústica)”.

Flora;

Estepa psamófila: Panicum racemosum (pasto dibujante), Senecio crassiflorus (margarita de los médanos), Spartina ciliata, Hydrocotile bonariensis (redondita de agua), Cakile marítima, Blutaparon marítima, Blutaparon portulacoides

Herbazal psamófilo: Junco de copo, aparecen también las especies de la estepa psamófila y abundan la Marcela (Achyrocline satureioides) y Carqueja (Bacharis articulta). Flora típica de humedales, ubicada por detrás de la primera línea de dunas: Totora (Typha angustifolia), Juncos (Juncus microcephalus), Caraguatá (Eryngyum pandanifolium) y Cola de Zorro (Cortaderia selloana). También está presente en estos ambientes el Matorral de Candelas (Dondones viscosa), típico del herbazal, y la Chirca blanca (Baccharis dracunculifolia). Aparecen otras especies que se han naturalizado en la zona tras la dispersión desde los jardines urbanos, como son: Mburucuyá (Passifloracaerulea), Ceibo (Erythrina cristagalli), Pitanga (Eugenia uniflora), Curupí (Sapium haematospermum), Envira (Daphnopsis racemosa) y Pimentero paraguayo (Schinus terebinthifolius). Fauna asociada a estos ambientes: Liolaemus wiegmannii (lagartija de arena) y Allocosa
brasiliensis (araña blanca de la arena).

Respecto al ecosistema estuarino, se destacan algunas especies de aves como los cisnes de cuello negro (Cignus melancoryphus), los biguá (Phalacrocorx brasilianus) y/o los buitres de cabeza negra (Coragyps atratus), caracol negro (Pachycymbiola brasiliana), delfín franciscana (Pontoporia blainvillei), lobo marino (Arctocephalus australis) y peces como las corvinas, pecadillas y lenguado.

 

¡Visitemos y distrutemos de los Senderos de Canelones!